Archivo del sitio

El gran día de la red de redes

el gran día de la red de redes

  • El 17 de mayo se celebra el Día de Internet, una iniciativa que busca impulsar el uso y desarrollo de las nuevas tecnologías.
  • En esta edición se debatirá su papel en la defensa de los Derechos Humanos.

Noviembre de 1969. Las universidades de UCLA y Stanford logran un hito histórico al conectarse entre sí. Fue la culminación del proyecto Arpanet, un sistema nacido en plena guerra fría con fines militares -y como respuesta directa al lanzamiento del Sputnik por parte de la URSS- que irrumpía con fuerza en la vida civil, dando luz verde a una idea ambiciosa, casi de ciencia-ficción: crear una red de ordenadores que conectase el mundo entero.

Nueve años antes, el fundador de Arpanet y uno de los padres de lo que hoy se conoce como Internet, J. C. R. Licklider, ya había imaginado la revolución que estaba por venir. Lo hizo en un documento en el que vaticinó el desarrollo de “una red de ordenadores conectados mediante líneas de comunicación de banda ancha que proporcionan las funciones de las bibliotecas, avances en el guardado y adquisición de información”. Todo un visionario.

Hoy apenas somos capaces de imaginar la vida sin Internet como herramienta de comunicación, hasta el punto de que el mundo se colapsaría si durante un breve periodo de tiempo los ordenadores del planeta dejasen de estar conectados. El correo electrónico, las redes sociales y la inmediatez de Internet forman ya parte de nuestras vidas. Vivimos interconectados en red.

Para reivindicar el acceso universal a la Red de redes, potenciar su uso y acercarla a los que aún no disfrutan de ella nació en 2005 el Día de Internet. El proyecto, puesto en marcha en España por la Asociación de Usuarios de Internet y promovido actualmente por la Comunidad Iberoamericana de Naciones, goza hoy día de gran repercusión. Parte de ese auge se debe a la designación en 2006, por parte de la ONU, de la misma fecha como el Día Mundial de la Sociedad de la Información, y cuyos objetivos coinciden con los del Día de Internet concebido un año antes. A lo largo de este martes, al menos 23 países celebrarán la cita de manera simultánea con centenares de actividades. Una gran fiesta nacida por y para el desarrollo de la Red.

Hay motivos para ponerse manos a la obra: España está a la cola de Europa en acceso a Internet. En solo dos años nuestro país ha caído cuatro puestos en el índice de desarrollo mundial de la sociedad de la información. Actualmente, el 59% de los hogares españoles están conectados a Internet, una cifra similar a la de Italia, pero aún lejana a la media europea (70%) y a años luz de la de países como Holanda o Noruega, donde se sitúa en torno al 90%.

El muro de los derechos

Censura, libertad de expresión, derecho a la privacidad… El debate está servido. Esta nueva edición del Día de Internet está dedicada al papel de la Red en la defensa de los derechos humanos. Por ello, el pasado mes de abril se puso en marcha en la web oficial el llamado “muro de los derechos”, una iniciativa en la que se invitaba a los internautas a colgar sus reflexiones sobre el papel de Internet en materia de derechos humanos. Las 300 propuestas colgadas en forma de post-it virtuales, y referentes a temas dispares como seguridad, privacidad, infancia o trabajo, se debatirán en el Senado español.

Uno de los colectivos que más dificultades encuentra a la hora de disfrutar de las ventajas de la sociedad de la información es el de las personas discapacitadas. En ese sentido, la Once pide luchar contra el peligro de que “las redes sociales e Internet se conviertan en una barrera más para las personas con discapacidad”. La organización quiere reivindicar que los nuevos avances en el mundo de las comunicaciones y la sociedad de la información en la que vivimos “no se hagan de espaldas a las personas con discapacidad”. El objetivo: una Red de todos y para todos.

Grandes hitos de Internet

  • 1969 Las universidades de UCLA y Stanford (ambas, en California, EE UU) se conectan mediante sendos nodos. Es la prehistoria de lo que hoy conocemos como Internet.
  • 1971 Ray Tomlinson crea el primer programa para enviar y recibir correo electrónico. Hoy en día sigue siendo la principal vía de comunicación a través de la Red.
  • 1990 El británico Tim Berners-Lee inventa la World Wide Web, que habilitó los dominios con letras en lugar de los complejos códigos IP que identificaban a cada PC conectado.
  • 1995 Dos estudiantes de Stanford ponen en marcha Google, que pronto se convertirá en el gigante de los buscadores.
  • 2001 Estalla la burbuja de las punto com, que había arrancado en 1997.
  • 2004 Mark Zuckerberg idea Facebook, la actual reina mundial de las redes sociales. Solo en España tiene más de 15 millones de usuarios.
  • 2006 Nace Twitter, la red de microblogs (mensajes de 140 caracteres) que ha revolucionado la forma de comunicarse. 3,1 millones de españoles la usan.

Actividades en toda España

La geografía española se llena hoy de iniciativas para conmemorar el Día de Internet. Habrá talleres, reuniones de tuiteros, premios, conferencias y actividades para niños. Todas ellas se pueden consultar en la web del Día de Internet. Además, varias plataformas aprovechan la cita para poner en marcha sus proyectos: hoy nace Facecoop, la primera red social solidaria, y la Fundación Vicente Ferrera estrena su web.

Fuente:  http://www.20minutos.es

¿Cuáles son las tecnologías que transformarán su vida en los próximos 25 años?

Las predicciones de los principales laboratorios de investigación del mundo anticipan un futuro donde las máquinas hablarán con usted, existirá la telepresencia en 3D y la robótica omnipresente, donde los límites entre lo real y lo virtual se borrarán. Los 20 desarrollos que van a sorprenderlo

tecnologías

Imagine un mundo donde las computadoras, las redes y los sistemas de almacenamiento informático son decenas de miles de veces más rápidos que en la actualidad, y luego piense, como si fuera un autor de ciencia ficción, las  aplicaciones que serían posibles en ese entorno.

No se preocupe, el trabajo ya lo hizo la prestigiosa revista estadounidense Network World, que repasó los principales desarrollos de laboratorio que podrán transformar al mundo en los próximos 25 años.

Los expertos dicen que el ritmo general de la innovación en la industria de tecnologías de la información (TI) se acelerará, lo que resultará en una amplia y alucinante serie denovedades en áreas tales como máquinas parlantes, la telepresencia en tres dimensiones (3D) y la robótica en el mundo real.

Estos cambios van a revolucionar a las industrias, incluida la atención sanitaria, la planificación urbana, la energía, el comercio minorista electrónico y el entretenimiento.

Aquí, los 20 desarrollos que transformarán al mundo:

Procesadores ópticos reemplazarán a la microelectrónica.

La ley de Moore, la famosa predicción creada en 1965 por el cofundador de Intel, Gordon Moore, dice que el número de transistores colocados en un circuito integrado (chip) se duplica cada dos años.

Pero esta norma está llegando a sus limitaciones físicas. Por lo tanto, nuevos planteamientos radicales, como la computación óptica, son necesarios para desarrollar e impulsar avances en los procesadores y la memoria de las PC.

Con estos chips ópticos en las máquinas, se podrá utilizar la luz visible o los rayos infrarrojos en lugar de corrientes eléctricas para realizar cálculos.

“Si la gente quiere una computadora más barata y más rápida, lo que vamos a hacer es buscar otros caminos”, además de la electrónica, dijo Donald Newell, director del área de servidores de AMD, fabricante de chips.

“Un equipo óptico tiene dos propiedades muy agradables. Una, que utilizará una cantidad de energía sustancialmente menor que la que usamos hoyy será mil veces más eficientey poderosa que las computadoras que tenemos en la actualidad”, agregó.

Podemos tener computadoras ópticas en los próximos 20 a 25 años”, anticipó Newell.

Las computadoras cuánticas.

Otra tecnología prometedora para la creación de procesadores más rápidos y más pequeños es la computación cuántica, que aprovecha el poder de los átomos para realizar tareas computacionales.

A diferencia de los equipos electrónicos, que almacenan información como 0s y 1s, las máquinas cuánticas pueden almacenar 0s y 1s, al mismo tiempo y, por lo tanto, procesar datos mucho más de una vez.

Con la informática tradicional, el esquema es encendido o apagado, verdadero o falso. Pero la física cuántica utiliza qubits, que están dentro y fuera al mismo tiempo, por lo que puede transmitir información más rápido.

“Creo que en 25 años, a partir de ahora, no se tratará más de bits. Vamos a manipular los estados cuánticos”, estimó Chip Elliott, ingeniero jefe de BBN Technologies.

Y agregó: “El poder de procesamiento es muy alto con los ordenadores cuánticos, por lo queserá capaz de modelar con precisión todos los procesos del mundo”.

El teléfono inteligente tendrá el poder de una supercomputadora.

Usted ya no tendrá que llevar una cartera o las llaves. Tampoco su tarjeta de crédito o de débito, ni su identificación personal. Todo estará almacenado en el “smartphone”.

“Los teléfonos llegarán a tener más de un terabyte de memoria local”, aseguró Mark Lewis, director de estrategia de EMC, quien predijo que toda nuestra información digital será una copia de seguridad en la nube.

“Si pierdo mi celular, puedo tomar uno nuevo, entrar con mi código, y se me identificará y enviará toda mi información a mi nuevo equipo”, explicó.

Esto será posible porque el teléfono se conectará a una red de alta potencia que tendrá una gran cantidad de información a su alcance.

“Usted será capaz de almacenar toda la base del conocimiento humano en su PDA (asistente personal digital)”, predijo Bernie Meyerson, vicepresidente de Innovación Global en IBM.

“El teléfono será capaz de encontrar, de forma instantánea en una red de próxima generación, una base de datos que interpreta y reacciona a su consulta en su propio idioma”, detalló.

Hablando, el hombre y la máquina se entienden.

En el futuro, usted simplemente hablará con su equipo para conseguir que se realice un cálculo o encontrar una respuesta.

Por ejemplo Watson, un sistema informático de IBM que este año derrotó a los mejores competidores del mundo en el juego Jeopardy, anticipó un futuro de la interacción en lenguaje natural con las computadoras.

Watson es un sistema que puede “interactuar con los seres humanos, tiene la capacidad de aprender de sus errores, y puede preguntar por más datos”, explicó Meyerson.

La tecnología será transparente.

Hasta ahora, hemos sido esclavos de nuestras máquinas. Tuvimos que aprender a adaptarnos a cada nueva tecnología -desde reproductores de video hasta el iPhone- y a dominar cada nueva interfaz. Pero la tecnología del futuro será mucho más transparente.

En el futuro, será tan penetrante, tan arraigada, que se irá adaptando a nosotros“, afirmó Dave Evans, Chief Futurist de Cisco.

“Estamos pasando de un mundo donde vemos la televisión a otro donde es la televisión la que nos mira. Habrá cámaras incrustadas en todo tipo de dispositivos… y los dispositivos lo estarán mirando para asegurarse de que está haciendo correctamente su actividad”, advirtió.

Evans predijo que la tecnología va a interactuar con nosotros para ofrecer “la información correcta, en el momento adecuado, en el contexto adecuado”.

Los terabits estarán disponibles en el hogar.

Dentro de dos décadas será común tener conectividad multi-terabit para el hogar.Recordemos: 1 terabit equivale a algo más de mil GB. Podría haber una conexión de 8 terabits en su casa. Eso es una tasa de conectividad en el hogar que supera a la que tienen hoy la mayoría de países enteros.

Así, las redes de alta velocidad serán omnipresentes. Hoy el 90% del planeta donde la gente vive tiene acceso a Internet. Pero dentro de 25 años, habrá 100% de disponibilidad de red.

En las próximas décadas, se observará la creación de redes IP en el espacio. Vamos a tener mayor ancho de banda, mayor disponibilidad y la cobertura de banda ancha a cada centímetro cuadrado del planeta.

Redes inteligentes.

Las redes del mañana no sólo serán más rápidas, sino que también van a ser más inteligentes.

Van a ser capaces de decir cuándo tiene sentido utilizar una conexión de red local, tales como Wi-Fi y cuando tiene sentido usar una conexión de área amplia, en función de lo que se quiere enviar y en la que desea hacerlo.

El teléfono celular decidirá dónde es y si es necesario utilizar una amplia zona o conexión local para comunicarse.

Hoy, si se quiere enviar a otra persona alguna información, se manda un e-mail. Aun cuando se esté sentado uno junto al otro, el correo electrónico va todo el camino al proveedor de Internet y, luego en el servidor de correo, como ser Google, y de regreso al proveedor de conexión.

En cambio, sería mucho más eficiente utilizar una conexión Wi-Fi local para enviar el correo electrónico de una máquina directamente a otra. Esa clase de inteligencia de red estará disponible antes de 25 años, dicen los expertos.

“Vamos a tener múltiples tecnologías inalámbricas, y tendremos la capacidad de usar la mejor red disponible”, afirmó Marek Rusinkiewicz, vicepresidente de investigación del operador Telcordia.

“En los laboratorios, podemos demostrar que se puede seguir una sesión de celular de Wi-Fi a WiMax. Habría diferentes criterios de optimización para que usted pudiera encontrar el ancho de banda que es adecuada para una aplicación o se puede encontrar la forma más barata. Esto sería perfecto, por lo que no tiene que cambiar de un modo a otro”, remarcó.

Redes programables.

La National Science Foundation de los Estados Unidos está patrocinando una plataforma de redes de investigación llamado GENI a los 14 campus universitarios de ese país, que apunta a un futuro de entornos programables.

“Se puede programar cada parte de la red”, explicó “Chip” Elliott, el director de la Oficina de GENI. “¿Qué pasa si usted podría empezar a poner el software que desee en la nube? ¿En los routers y todos los cuadros de medio? Se abriría todo el sistema para que la gente pueda instalar cualquier software que ellos quieran”, advirtió.

GENI se instalará en 150 escuelas en los próximos tres o cuatro años, permitiendo a los investigadores llevar a cabo experimentos a gran escala y para repartir el poder de cómputo, el almacenamiento y los recursos de la red.

“Más allá del plazo de cinco años, todo esto se convierte en un equipo muy grande. Estamos empezando a hablar de un equipo planetario”, precisó Elliott.

Entre las aplicaciones posibles en este equipo están las predicciones en tiempo real de las condiciones meteorológicas extremas o de brotes de gripe para una ubicación precisa.

“El objetivo de este sistema climático es predecir, en 5 minutos o 10 minutos,  si en el futuro habrá un tornado y dónde deberá aterrizar un avión”, estimó.

Vamos a tener una Internet verdaderamente mundial

En los próximos 25 años, Internet estará disponible a nivel mundial, con poca diferencia en la velocidad y calidad de acceso, según la ubicación geográfica.

Otro cambio positivo será el despliegue de IPv6, la próxima generación de protocolo de Internet que ofrece espacio ilimitado de direcciones a las empresas y a los consumidores de todo el mundo.

En la actualidad, menos del 30% de la población mundial tiene acceso a Internet, según Internet World Stats. La región que está quedando más atrás, África, tiene sólo el 11% de penetración.

Pero eso cambiará en los próximos 25 años, con todas las regiones del mundo, que alcanzarán a América del Norte, que está cerca de un 80% en las tasas de uso de Internet.

Las comunicaciones globales nivelarán el campo de juego económico, que tendrá el mayor impacto en las naciones menos desarrolladas.

Almacenamiento barato para registrar cada minuto de su vida
Para el año 2029, con 100 dólares se podrán comprar 11 petabytes. Así, podrá grabar cada segundo de su vida entera en calidad Blu-Ray.

Rusinkiewicz afirmó que unos pocos terabytes de almacenamiento en un dispositivo de mano son suficientes para almacenar toda la historia de la vida de una persona, incluyendo todas las películas que haya visto, toda la música que haya escuchado, y todas las fotos que alguna vez ha tenido.

A esta capacidad futura para grabar toda su vida alude un proyecto llamado “El nacimiento de una palabra”, donde un investigador del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT),Deb Roy, comenzó a grabar en video todos los primeros años de su hijo recién nacido, para estudiar la forma en que aprende a hablar.

“Imagínese si usted podría registrar su vida. Todo lo que dijo. Todo lo que hizo, disponible en un almacén de la memoria perfecta en la punta de su dedo”, explicó Roy en una charla en las conferencias TED.

“Así, usted puede volver atrás y encontrar momentos memorables y revivirlos o tamizar a través de las huellas del tiempo y descubrir patrones en su propia vida que antes no había descubierto”, aventuró.

Todo va a ser digitalizado y accesible a través de Internet

Cada pieza de información disponible a la humanidad será analizada, digitalizada y se podrá buscar a través de Internet. Y la información será accesible en el teléfono inteligente, no importa dónde usted se encuentre en el mundo a una velocidad que no lo frustrará.

“Los niños no tendrán idea de lo que significa ir a una biblioteca, lo que significa ir a Blockbuster”, dijo Newell.

Vamos a mostrar a nuestros nietos un CD o un DVD, y ellos no tendrán idea de lo que es”, pronosticó.

Todos los espectáculos se podrán seguir en 3D y no será necesario un dispositivo especial para acceder a ellos, sólo el teléfono inteligente. “Las bibliotecas desaparecerán y se transforman en grupos de reflexión. Y los libros estará en un museo”, señaló.

Los sensores serán omnipresentes.

Todo lo que se compre -casas, electrodomésticos, dispositivos de entretenimiento, los coches- tendrá incluido poder de procesamiento y estará conectado a Internet para el seguimiento, el mantenimiento y otras funciones.

Por ejemplo, su coche estará en constante contacto con el distribuidor y se podrá saber cuándo necesita un cambio de aceite.

Su casa tendrá sensores de detección de movimiento que controlan la luz, la calefacción, la refrigeración y llamará al 911 si tiene un resbalón. Y los sensores en la heladera detectarán cuando la comida está mal.

En otras palabras, la llamada “Internet de las cosas” será realidad. “Hoy, tenemos unos cuantos millones de dispositivos conectados a la red. Para el año 2020, deberíamos ver a 50 mil millones de dispositivos conectados”, predijo Evans.

Así, dispositivos tan pequeños como un grano de sal o arena podrán ser inyectados con una aguja hipodérmica en los seres vivos con fines de seguimiento.

“Incluso, podríamos ver a cada persona en el mundo con una única dirección IPv6”, advirtió el experto.

Los robots superarán en número a los humanos.

Dentro de 25 años, los robots superará la población humana en los países desarrollados”, aseguró Evans.

“Estas máquinas estarán conectadas a la red. Y en las próximas décadas, las redes sociales de las máquinas eclipsarán a las de los humanos”, expresó.

Los avances en la robótica están siendo impulsados “en gran medida por las aplicaciones militares, pero estamos viendo esto en el mundo comercial también”, dijo Rusinkiewicz.

Vamos a tener robots muy pequeños, que podrán arrastrarse, trepar paredes y cosas de esa naturaleza”, precisó.

Sus activos serán virtuales.

Desde videos a los libros, casi todo lo que tiene deberá migrar de lo físico a lo virtual. “La propiedad de los medios de comunicación y los datos se basan en los metadatos”, explicó Lewis.

Así, “el aspecto físico de ser propietario de una película no va a ser un equipo físico o un DVD. En ella, participarán los metadatos que dice que usted tiene los derechos para ver esa película”, precisó.

“Dentro de 25 años, podría ir a Amazon.com y ver un dispositivo que usted quiere comprar. En vez de tener que ser enviado físicamente, usted descargará la receta para imprimirlo localmente con una impresora 3D”, aventuró Evans.

La realidad aumentada se convertirá en algo común.

En 2036, tendremos imágenes generadas por computadora que se integrarán en nuestra vida cotidiana, en lo que hoy se llama realidad aumentada.

Por ejemplo, las lentes de contacto podrían tener incrustados sistemas de reconocimiento facial en tiempo real.

3D en sistemas de telepresencia.

A partir de la telepresencia, cada experiencia de la computadora será 3D e inmersiva. De hecho, algunos expertos dicen que se va a vivir sin problemas entre el mundo virtual y el mundo real.

La telepresencia será una experiencia completa en 3D, donde se puede tocar y ver y oler lo que está pasando”, pronosticó Rusinkiewicz.

Estos sistemas no requieren anteojos especiales o avatares. Una imagen en 3D de una persona de otra parte del mundo aparecerá en su tamaño real y será capaz de interactuar normalmente con la gente en una sala de conferencias.

“Todo el entorno en que vivimos se llenará de sensores y cámaras. Estaremos con una vida dentro de la computadora y la otra mitad dentro del mundo físico. Al final, se disuelve la diferencia entre el mundo físico y el mundo interior del equipo. No habrá diferencia en 25 años”, vaticinó.

Las computadoras evitarán que nos ocurran problemas.

Hoy, los sistemas informáticos son reactivos, pero los del futuro serán predictivos y preventivos. Van a ser capaces de correlacionar grandes conjuntos de datos en modelos más grandes y crear simulaciones más realistas de los ambientes para que puedan evitar problemas.

Por ejemplo, un sistema de gestión del tráfico futurista informará no sólo la ruta alrededor de un atasco de tráfico, sino evitará que los embotellamientos se produzcan por cambiar los patrones de los semáforos.

“Podremos mirar a la velocidad de los vehículos y cuántos hay en las carreteras. Podremos analizar y crear modelos que proyectan el tráfico en cualquier punto dado del tiempo. Con esa información de forma proactiva se puede cambiar el flujo del tráfico para que el atasco nunca suceda”, explicó Meyerson.

Este tipo de sistemas de predicción y prevención podría tener un impacto significativo en las ciudades del futuro, que afectan no sólo el tráfico sino también el agua y la electricidad.

“Este es un paso enorme para la vida urbana”, afirmó Meyerson, quien agregó que “las ciudades son sistemas de sistemas”.

Las computadoras “pensarán” como seres humanos.

Hasta ahora, las computadoras han sido malas en la comprensión del contexto de la información, pero se avanzará a medida que tengan más poder de procesamiento disponible.

“Creo que estamos en el punto en que tenemos suficiente potencia para hacer importantes avances en algunos de los problemas de inteligencia artificial”, afirmó Rusinkiewicz.

Por ejemplo, los programas de software serán virtuales entidades semiautónomas, que se encargan de tareas simples para una persona. Así, una aplicación será capaz de localizar las diapositivas de una presentación, o hablar con el programa de otra persona para coordinar una actividad.

Su trabajo puede ser subcontratado a una computadora.

Si su trabajo implica la investigación y el análisis, puede ser sustituido por una computadora, gracias a la evolución esperada de la web semántica, un conjunto de tecnologías que se creó el World Wide Web Consortium (W3C) que permite a los servidores entender el significado de la información para que puedan acceder a la web de forma inteligente y realizar tareas en nombre de los usuarios.

“Habrá una creciente capacidad de las computadoras para analizar los datos, tamizar a través de ellos y extraer el significado, ya que los programas se vuelven más capaces de organizar y encontrar contenido semántico”, explicó Newell.

Sólo los ágiles y los creativos sobrevivirán.

En un mundo donde el ritmo de cambio es cada vez más rápido y más rápido, se buscarán los trabajadores que sean más ágiles, porque son más flexibles y capaces de aceptar el cambio.

“La tecnología va a innovar con mucha rapidez”, vaticinó Lewis. “El desafío para los profesionales será encontrar la manera de adoptar nuevas tecnologías y ser capaces de aprovechar sus ventajas. Eso va a ser absolutamente crítico”, advirtió.

Otro atributo clave de la mano de obra en el futuro será la creatividad, porque los entornos de trabajo serán cada vez más abiertos, cooperativos y creativos.

“Antes, la fuerza física era lo que importaba, pero su valor ha disminuido mucho”, recordó Rusinkiewicz. “En el futuro se valorará la creatividad y la capacidad de hacer conexiones inesperadas y de adaptación”, pronosticó.

Fuente: http://www.iprofesional.com

Una persona no es una IP, una IP no es una persona

Con esta idea, un juez estadounidense ha rechazado las acusaciones sobre piratería que diversas compañías están interponiendo contra usuarios individuales de sistemas de descarga p2p. La razón principal, que detrás de una IP puede haber gente distinta de la persona que firmó el contrato.

En los Estados Unidos, las productoras, editoras y discográficas han encontrado una nueva forma de sacar rentabilidad a las copias no autorizadas de su material con derechos de autor que circulan por la red: mediante demandas colectivas. Hasta el momento han denunciado a los contratantes de líneas de Internet desde las que se haya subido o compartido material protegido, en grupos bastante amplios, a los que se les condena a multas no muy elevadas que garantizan ciertos ingresos a las compañías.

Pero este procedimiento podría acabar si la nueva sentencia es aceptada entre los magistrados estadounidenses. Afirma que este sistema no es válido porque una IP no se corresponde con una persona, por lo que una sentencia contra el que paga las facturas por un uso inadecuado de otra persona daría lugar a una condena injusta.

Es el argumento utilizado por el juez Harold Baker para no autorizar a un grupo de distribuidores de la industria pornográfica a conocer quiénes son las personas que están detrás de unas direcciones IP determinadas. En su alegato, el magistrado enumera una serie de culpables anónimos potenciales que podrían haber hecho el uso ilegal de la red en lugar de los acusados. TorrentFreak recoge su descripción:

“El que infringe puede ser el contratante, alguien que viva en la casa del contratante, un visitante con su portátil, un vecino o alguien aparcado en la calle en un momento dado”.

Una sentencia basada en errores previos

Para defender su argumentación, el juez Baker ha recordado diversos casos en los que la persona errónea había sido detenida por el mero hecho de ser el titular de la conexión a Internet, pero más tarde habían demostrado su inocencia.

A finales de abril la agencia AP recogió tres casos de este tipo muy semejantes. Tres hombres arrestados bajo la acusación de descarga de pornografía infantil. En efecto, a través de sus conexiones se había accedido a contenido ilegal; sin embargo, los responsables no habían sido en ninguno de los casos los acusados, sino vecinos que estaban utilizando su red a través de una conexión WiFi.

Se trata de casos en los que los auténticos responsables de los delitos aprovecharon esta debilidad del sistema y la facilidad para penetrar en redes con seguridad estándar para descargar la pornografía.

Teniendo en cuenta las infraestructuras actuales, el número de conexiones existentes y el conocimiento medio de seguridad de los suscriptores de líneas de Internet, la decisión del juez permite descansar tranquilos a millones de usuarios que podrían ser detenidos por delitos que ni siquiera saben de donde provienen.

Las compañías que reclaman dinero por copyright pueden quedarse sin otra de sus fuentes de ingreso a medida que su contenido continúa circulando por la red. Al menos si el resto de juzgados de los países con legislación semejante toman en consideración los argumentos de este magistrado, preocupado por hacer justicia con todas las partes.

Fuente: http://www.readwriteweb.es/

Crean sistema que aumenta el alcance de la red WiFi con antenas de televisión

El proyecto fue denominado “Super WiFi” y en sus primeras pruebas permitió ampliar la señal de internet en 1,6 kilómetros.

super WiFi

Cada vez más personas somos usuarios de cable y no reparamos en las ondas de radio alrededor de nuestras casas que las estaciones locales utilizan para transmitir a las personas que aún utilizan las antenas. En muchos pequeños mercados locales sólo habrá una o dos redes utilizando las ondas de radio dejando gran parte del ancho de banda no utilizado y desperdiciado.

Pues bien, Ryan Guerra, un estudiante de de postgrado de la Rice University, ideó un método genial para extender el alcance de las redes WiFi utilizando señales de televisión vacantes sin difusión.

El proyecto llamado “Super WiFi” consiste en cambiar la frecuencia de la señal de internet, permitiendo que sea transmitida en el espectro televisivo, aumentando su alcance a más de 1,6 kilómetros.

La idea es entregar internet a aquellos hogares que están bloqueados del internet gratuito que hay en algunas ciudades debido a la altura de los árboles, montañas o cualquier otro obstáculo que provoque reflexiones de la señal.

Las pruebas se llevaron a cabo en una vivienda que no alcanzaba la señal de internet debido a los árboles que tenía afuera. Sin embargo, usando “Super WiFi” ésta pudo entrar a la casa. Esto es aun más interesante si se considera que la vivienda estaba a más de 1,5 kilómetros de la torre de transmisión.

Para lograr hacer que funcionara la prueba, Guerra usó una tarjeta WiFi de 2,4 GHz en un equipo Linux,  conectando su frecuencia a un traductor de frecuencia, desarrollado por Alcaltel Lucent. Gracias a esto, se consigue descender la frecuencia de la señal WiFi a los canales vacíos en la frecuencia de 563 MHz. Finalmente, la salida del traductor fue conectada a una antena de televisión situada fuea del hogar para poder conectarse al WiFi.

Guerra es parte de un equipo de investigación que está trabajando en el desarrollo de transmisiones de internet a través de espacios de TV sin usar.

Fuenteshttp://www.emol.com y http://www.slashgear.com.

A %d blogueros les gusta esto: