Archivo del sitio

La Guerra se traslada a la Ofimática desde la Nube. Google vs Microsoft.

Microsoft lanza hoy la versión definitiva de Office 365, una oferta de programas de ofimática desde la nube de Internet. Ofrece mensajería instantánea, la suite burocrática Office Web Apps (Word, Excel, PowerPoint, OneNote), herramientas colaborativas y un módulo de reunión en línea. Microsoft asegura garantizar casi al cien por cien la seguridad del servicio. La versión beta ya salió en abril y ofrece distintas versiones y tarifas en función de las necesidades del cliente. Microsoft, que ve que su hegemonía en el software de escritorio no es suficiente para competir con Google, se lanza ahora hacia la computación en la nube, siguiendo el modelo de negocio de su rival.

Está basado en Office 2010, disponible en 96 lenguas. Según comScore, en marzo de 2011, 50 millones de usuarios habían empleado Office Web Apps. Hoy, el propio patrón de Microsoft, Steve Ballmer se encargará de la presentación oficial.

La guerra por no perder clientes corporativos está servida, y Google, que ha tenido el mayor éxito en la gama de pequeñas y medianas empresas, asegura que en cuanto a computación en la nube tiene la sartén por el mango. El buscador ha confirmado que en la actualidad hay 40 millones de usuarios de Google Apps suite. Microsoft no publica cifras equivalentes, pero la firma de investigación comScore ha estimado que 750 millones de personas en todo el mundo usan de la Office de alguna forma.

“Creemos que estamos años por delante de ellos (Microsoft) en cuanto a la creación de una solución viable en la nube que simplemente funciona”, dijo Dave Girouard, director de negocio en todo el mundo de Google.

También podemos leer desde su blog corporativo, una ensalzamiento de su producto, Google Apps, a costa de la oferta de Microsoft.

En dicho blog se sostiene que Google Apps está pensado para trabajar en equipo mientras que la oferta de Microsoft está concebida para un uso individual. Mientras, argumenta Google, Office 365 está optimizado para terminales basadas en Windows, lo que reduce la flexibilidad de sus usos, Google Apps está abierto a todos los sistemas. Otra de las críticas de Google es que Office 365 presenta 11 planes distintos, tres ediciones y dos niveles, mientras que Google Apps está disponible por cinco dólares sin contrato de permanencia. Google insiste en que el Office de Microsoft es una solución de escritorio mientras que la suya es enteramente web. El documento, que se titula 365 razones para considerar Google Apps, termina ironizando que no dan las 365 razones prometidas, pero sí algunas para reflexionar. “Antes de que usted invierta en un pasado de diez años, humildemente le animamos a invertir diez minutos en lo de hoy repasando por qué tantos negocios han escogido Google Apps”.

Como veis no se escatiman recursos de todo tipo para contrarrestar los avances del enemigo, sean más o menos lícitos y/o elegantes. Pero qué más da, en esta guerra lo único que importa es ganar, por mar, tierra  o Nube.

Fuentes: http://www.elpais.com/  y  http://www.expansion.com

 

Windows 8 cambiará la forma de programar aplicaciones

Microsoft pretende dar un salto importante con su próximo sistema operativo Windows 8. Lo más destacado de la plataforma será su capacidad táctil, pero a nivel de programación existen diferencias con las anteriores plataformas. La apuesta de la compañía porHTML5 se hace patente mientras que otros lenguajes como Visual Basic o .NET quedarán relegados.

El nuevo Windows 8 – aún se trata del nombre en clave del próximo sistema operativo de Microsoft – fue mostrado recientemente, exhibiendo Microsoft las capacidades táctiles del software, así como una interfaz más cercana a Windows Phone que a la Windows 7.

La revelación de estos detalles vino acompañada de información dedicada a los programadores. La pretensión de Microsoft de construir un sistema operativo destinado a las tabletas hará que la compañía lance nuevas APIs (interfaz de programación de aplicaciones) para desarrollar nuevas aplicaciones más dedicadas.

Según escribe Peter Bright en Ars Technica, el problema no está en la nueva API, sino que las anteriores APIs podrían quedarse obsoletas para desarrollar las llamadas ‘aplicaciones immersive’, que Microsoft tiene previsto para Windows 8. Esto supondría que un gran bagaje de experiencia y conocimientos, así como los programas construidos hasta ahora, serían inservibles en el próximo sistema operativo.

Los lenguajes y librerías con los que los programadores han aprendido a trabajar en este tiempo, como pueden ser Win32, COM, MFC, ATL, Visual Basic 6, .NET, WinForms, Silverlight o WPF, quedarán relegadas en Windows 8. Sólo Visual Basic 6 y WinForms tendrán un papel en el próximo sistema operativo de Microsoft.

A cambio, Microsoft tiene intención de potenciar la programación con HTML5 y JavaScript para el nuevo tipo de aplicaciones que pretende implementar. Esto significa que una buena parte de las herramientas que se utilizan ahora para construir programas en Windows no podrán ser utilizadas, y con ellas se irán todo el conocimiento acumulado en torno a las mismas.

La apuesta de Microsoft por HTML5

La compañía de Redmond lleva algún tiempo apostando por el HTML5 como lenguaje prioritario para programar en sus productos. Internet Explorer 9 es una buena prueba de ello. Incluso la competencia de Microsoft de Flash, Silverlight, se dejó de lado en el nuevo navegador, utilizándose sólo para casos en los que el otro lenguaje de programación no resultara efectivo.

Silverlight ha sido la solución que Microsoft ofrecía para desarrollar aplicaciones enriquecidas ejecutables en varias plataformas. Ahora la compañía ha decidido orientar los esfuerzos a HTML5. Sin embargo, las herramientas de programación y de diseño para este lenguaje no están tan desarrolladas ni son tan sólidas como las que existen para Silverlight.

Fuente: http://www.ticbeat.com

Opinión: Renovarse o morir

No me interesa demasiado el hecho de que Windows utilice una u otra tecnología, sino la tendencia en cuanto a la utilización de las mismas. Es evidente que html5 va a acabar siendo el estándar predominante en unos años, en detrimento de los lenguajes que a día de hoy se utilizan. Me llama la atención el caso de la arquitectura .NET, que también parece que se verá afectada pese a su buena estructuración y la  integridad entre todas sus capas.

Este año he aprendido a programar en ASP.NET, y me ha parecido mejor hacer uso de esta tecnología en lugar de javascript, en la medida de lo posible, la potencia de javascript a veces es insustituible, pero sus problemas de usabilidad y seguridad son evidentes. Parece, no obstante, que no va a ser este el camino.  Toca renovarse pues.

Entrevista de @genbeta a Paul Cotton, miembro del grupo de trabajo de HTML5 del W3C. Primera parte.

Con la intención de empezar a conocer todo lo relacionado sobre HTML5, voy a ir publicando cada una de las partes que @genbeta ofrece sobre la entrevista que ha hecho a Paul Cotton, director del equipo de interoperabilidad de Microsoft, que se encarga de la parte de HTML y tecnología en la nube, y además miembro del grupo de trabajo del W3C que se encarga de los estándares web.

Esta primera parte trata sobre la integración de estándares en Internet Explorer, sobre HTML5 y sobre lo que podríamos tener en el futuro gracias a las nuevas tecnologías. Paul tiene una visión muy clara de la web y de sus tecnologías, y sus respuestas han sido muy interesantes.

Genbeta: Hace años veíamos como IE tradicionalmente tenía etiquetas y características propias que lo hacían de todo menos estándar, viendo Webs diseñadas únicamente para IE. ¿Qué impulsó a Microsoft a comenzar a implantar estándares en sus productos?

Paul Cotton: Bueno, creo que tenemos que ver un poco de historia, qué ha ocurrido con el W3C y los estándares. Lo que ocurrió es que el W3C se centró demasiado en XHTML, y esto impulsó a crear el WHATWG, organización que se puso a trabajar con HTML5. Hace unos cinco años, ese grupo decidió devolver HTML5 al W3C, principalmente por la protección de los socios. Eso dio a Microsoft la oportunidad de volver al escenario entrando en el grupo de trabajo de HTML5. Fue una gran oportunidad para Microsoft, y mostramos un montón de interés en todas las tecnologías de HTML5. Hay otro aspecto de los estándares que es muy importante para Microsoft: la establidad de las especificaciones. Si queremos que todo funcione igual independientemente del navegador, necesitamos que la especificación no cambie continuamente, y eso sólo lo podemos conseguir en el W3C trabajando de forma multilateral con el resto de navegadores.

Genbeta: Ahora mismo, ¿cuáles son las diferencias más significativas en la implementación de HTML5 entre IE y el resto de navegadores?

Paul Cotton: Algunos de los otros navegadores son earlier adopters. No es malo, depende sobre todo de tu audiencia, del tipo de usuarios del navegador. Muchos de los clientes de Microsoft no esperan cambiar la web cuando la especificación cambie. El ejemplo perfecto es WebSockets, que permite una comunicación bidireccional con el servidor. El problema es que no ha sido estable. Algunas versiones rompieron la compatibilidad con las anteriores, obligando a recodificar las páginas. Por eso, la establidad es clave. No voy a decir que ser un early adopter es malo, sólo que depende de la audiencia. Hay un precio que pagar para poder probar esas tecnologías antes que nadie.

Genbeta: Microsoft ha dicho que todavía no va a implementar algunas partes de HTML5, como WebSockets. ¿Qué partes son, y por qué?

Paul Cotton: Por ejemplo, un buen número de las especificaciones de CSS3 no están en IE9. Sin embargo, en la Platform Preview que enseñamos en MIX hay bastantes implementadas. En otros, como WebSockets, esperaremos a que la especifación se estabilice. Nuestros dos criterios para implementar algo en IE son estabilidad y peticiones de clientes. Si no estable o no tenemos muchas peticiones de clientes, no desarrollamos esa implementación.

Genbeta: Ahora todo el mundo habla de los nuevos estándares, de HTML5, CSS3… ¿Qué nos aportan a nosotros estos estándares como usuarios? ¿Qué se puede hacer con ellos que no se pudiese hacer antes?Todos los navegadores principales son multiplataforma. ¿Tiene IE algún plan parecido?

Paul Cotton: Nos concentramos en lo que hacemos mejor. Queremos hacer un navegador que saque lo mejor de la plataforma Windows. Creemos que hay un montón de sitio para otros actores como Mozilla u Opera que quieren llevar el navegador al mayor número de plataformas posibles. El problema de eso es que tienes que ir al mínimo común. Con IE, podemos centrarnos en el entorno que conocemos mejor. El resultado es una experiencia increíble, como por ejemplo con la aceleración de hardware. También nos estamos centrando en Windows Phone, para que sus usuarios tengan una experiencia web perfecta.

Genbeta: Ahora todo el mundo habla de los nuevos estándares, de HTML5, CSS3… ¿Qué nos aportan a nosotros estos estándares como usuarios? ¿Qué se puede hacer con ellos que no se pudiese hacer antes?

Paul Cotton: Creo que una de las cosas más interesantes es WebSockets. Cuando funcione, va a ser un cambio de paradigma. Tendremos capacidades de tiempo real en la web, algo muy interesante. En realidad, la mayoría son cosas simples. Por ejemplo, los nuevos elementos que ayudan a describir el contenido van a hacer la búsqueda muchísimo más potente. También hay APIs muy útiles, como la API File.

Genbeta: Acabamos de ver a Google lanzar una línea de ordenadores alrededor de un navegador convertido en SO. ¿Qué piensas en cuanto a HTML reemplazando todo el SO?

Paul Cotton: Es una estrategia corporativa interesante. Cuantos más ojos lleve a Internet, más se lleva por anuncios. Así que cuantas más cosas se puedan hacer en Internet, mejor para ellos. Productos como Gmail son ideas innnovadoras, en el sentido de que la gente ha intentado llevar a cabo esas ideas antes pero no han tenido éxito. A nosotros nos gusta la competencia, y de hecho estamos compitiendo con la plataforma web de Office. Pero el núcleo de la pregunta es: ¿podemos crear un sistema operativo con HTML5? Es una pregunta difícil. Por ejemplo, en Windows hay unas 20.000 APIs. Eso es porque Windows ofrece una funcionalidad muy rica a través de .NET. Sin embargo, ¿cuántas son realmente necesarias para que un desarrollador pueda crear su programa en la nube? No creo saber la respuesta. También hay otro aspecto: los usuarios no se preocupan de si es una web o una aplicación. Creo que es una zona donde Microsoft y Google van a competir de forma bastante agresiva.

Genbeta: HTML5 es todavía un borrador, no un estándar completo del W3C. ¿Cuándo cree que tendremos la versión final?

Paul Cotton: Habéis sacado mi mejor respuesta. Ahora mismo, hay una encuesta que abrimos el domingo 15 para llevar el estado de HTML5 a Last Call, tal y como estaba planeado desde agosto. La encuesta se cierra el domingo 22, y si tiene éxito (que parece que lo tendrá) habría que esperar unos 12 meses para pasar los dos Last Call y estabilizar la especificación. Hay que tener en cuenta también a los nuevos miembros en el W3C, como los fabricantes de televisores o incluso Disney, así que tendremos bastantes comentarios en el primer Last Call y como resultado seguramente salga un segundo Last Call. El último estado es la “llamada a la implementación”. Ahí necesitaremos una suite de tests. Deberíamos tener entre 75.000 y 100.000 tests, así podemos asegurar la compatibilidad entre todos los navegadores. En resumen, HTML5 podría llegar en 2014. Sin embargo, cuando HTML5 esté hecho, estaremos preparando lo que hemos llamado HTML.Next. Es decir, que HTML nunca va a estar acabado.

Hasta aquí la primera parte de la entrevista. la segunda incluirá preguntas sobre HTML5 y el W3C, e incluso alguna relacionada con Minority Report.

Fuente: http://www.genbeta.com/

Microsoft compra Skype por 5.920 millones de euros

El gigante informático anuncia el acuerdo con el sistema de telefonía por Internet.- Ballmer afirma que la compra demuestra la ambición de la empresa.

Microsoft ha comprado la empresa de telefonía por internet Skype por 8.500 millones de dólares (5.920 millones de euros), cantidad que incluye la deuda que arrastraba Skype, de unos 1.000 millones. El acuerdo representa el movimiento más agresivo hasta el momento del gigante del software para extender sus dominios en los mundos de la comunicación, el entretenimiento y la información. Para el patrón de Microsoft, Steve Ballmer, la compra demuestra la ambición y visión de futuro de la empresa. “Tenemos grandes metas y aspiraciones. Y cuando miramos al mundo y vemos las oportunidades que da la tecnología, acudimos a ellas y seguimos empujando”, ha comentado en un mensaje a los empleados. Skype conecta más de 663 millones de usuarios en todo el mundo mediante telefonía y vídeo a través de internet, que a lo largo de 2010 consumieron más de 207.000 minutos de comunicaciones en esta plataforma. Con todo, Ars Technica cifra el número de clientes activos en 124 millones cada mes y suministra entre 20 y 30 millones de conexiones simultáneas. La compra de la plataforma telefónica aporta a Microsoft una marca reconocida en Internet en momentos en los que este gigante busca aumentar su penetración entre los internautas y en el mundo móvil. Aunque su buscador Bing ha ganado cuota de mercado a lo largo del año pasado, aún se encuentra en clara desventaja frente a su principal competidor, Google, a través del cual se desarrollan el 65% de las búsquedas en Internet en EE UU. La compra de Skype supone un empujón para Windows Phone, el sistema operativo de Microsoft para teléfonos móviles, que tiene dificultades para conseguir una cuota de mercado apreciable frente a Android y Apple o RIM. Esta sería la segunda operación de refuerzo tras el pacto con Nokia para que el fabricante finlandés utilice Windows en sus teléfonos. La consola Xbox también puede ser otro frente donde Microsoft aproveche la adquisición. Se trata de la compra de más envergadura realizada por Microsoft, que en 2007 adquirió aQuantive por 6.000 millones de dólares. Microsoft tiene un servicio de voz y vídeo gratuito a través de Windows Live Messenger con 330 millones de clientes activos y unos 40 millones de conexiones simultáneas. También ofrece un servicio de conectividad a las empresas a través de Lync 2010. La gran diferencia es que Skype, cuyo servicio básico es gratuito, cuando ofrece conexión a teléfonos cobra una cantidad y tiene unos ocho millones de clientes que lo hacen. Teniendo presente esta cifra, supone que Microsoft pagaría unos mil dólares por cada uno de estos clientes que dan un beneficio de unos 30 dólares cada uno. El año pasado, Skype tuvo unos ingresos de 860 millones de dólares y un beneficio operativo de 264 millones. Sin embargo, presentó pérdidas por valor de siete millones y tiene una deuda a largo plazo de 686 millones de dólares. Los rumores de compra por parte de Facebook o Google situaban el precio de compra entre los tres y cuatro mil millones de dólares. Microsoft ha ganado la partida incrementando notablemente esta cifra, aunque según otros analistas Google, con su puja, sólo trataba de aumentar el precio de la venta. Ésta no será la primera vez que alguien compra Skype. El servicio debutó en 2003, y en 2005 fue adquirido por eBay por algo más de 3.000 millones de dólares. Esta compañía de comercio en línea vendió en 2009 la mayoría de acciones a un grupo inversor por 1.200 millones menos. Ahora va a recuperar su inversión eBay, ya que a cambio del 30% de las acciones que le quedaban de Skype recibirá unos 2.400 millones de dólares. Otros grandes beneficiarios son los fundadores de Skype, Niklas Zennstrom y Janus Friis, que aún poseían el 14% de las acciones por las cuales recibirán unos 1.120 millones de dólares. Es la segunda vez que los fundadores venden Skype, y ya anteriormente habían vendido su P2P KaZaa. El resto de las acciones (alrededor del 56%) estaba en poder de inversores.

Microsoft apoyará a los clientes de Skype en otras plataformas

“Con 170 millones de clientes conectados y más de 207 millones de minutos de conversaciones de voz y vídeo en 2010, Skype ha sido un pionero en la creación de conexiones ricas y significativas”, explica Microsoft en un comunicado. Microsoft utilizará Skype en sus principales plataformas y servicios. “Skype será compatible con dispositivos de Microsoft como Xbox y Kinect, teléfonos Windows Phone y una amplia gama de dispositivos de Windows”, asegura el comunicado. La compañía ha tranquilizado a los clientes de Skype, ajenos a Microsoft, en el sentido que “continuará invirtiendo y apoyando a los clientes de Skype en plataformas que no sean de Microsoft”. En el organigrama de Microsoft, Skype pasará a formar parte de la estructura de la compañía como una división más. “Skype se convertirá en una nueva división de negocio dentro de Microsoft y su máximo responsable, Tony Bates, asumirá el cargo de presidente de la división de Microsoft Skype, reportando directamente a Ballmer”, afirma el comunicado. La compañía ha informado que “el acuerdo ha sido aprobado por los consejos de administración de Microsoft y Skype”, pero todavía “está sujeta a aprobaciones regulatorias y otras condiciones de cierre habituales”. Las dos compañías esperan que estos trámites se formalicen a lo largo de este año.
Fuente: http://www.elpais.com

A %d blogueros les gusta esto: